sábado, 10 de enero de 2015

LASAÑA CLÁSICA A LA BOLOÑESA

LASAÑA CLÁSICA A LA BOLOÑESA


El mes pasado tuve la oportunidad de hacer un viaje a Roma, me encanta viajar y es una de mis pasiones. Aunque he viajado a menudo a Italia y he visitado varias ciudades de norte a sur de este país, nunca había estado en esta maravillosa ciudad a la que no renuncio a volver.

He aprovechado no solo a hacer turismo cultural, !hay tanto que ver!, plazas divinas, museos interesantísimos, ruinas romanas, su extenso arte barroco y renacentista, además de pasear.....¿y por qué no?... también ir de compras y disfrutar de los magníficos escaparates de las grandes firmas. 

  Pero además he disfrutado de su rica gastronomía, y he aprovechado también a comprar algún libro de recetas, como tengo por costumbre. En uno de ellos he leído un fragmento que me ha encantado y que voy a compartir:

" La cocina es cultura en el momento en que se la produce, porque el ser humano desea crear su propia comida (.......); también es cultura cuando se la prepara, ya que el ser humano transforma sus ingredientes mediante el fuego y técnicas de elaboración específicas; asimismo, la cocina también es cultura cuando se la consume pues (....) el ser humano elige sus alimentos siguiendo sus criterios ligados a diferentes factores, algunos de ellos de valor simbólico". Paolo Villoresi (Presidente del Italiano Culinary Institute).

Hoy sábado nos hemos dado un homenaje en familia con una receta de pasta y aunque la lasaña boloñesa no es oriunda de Roma, nos ha dado exactamente igual porque estaba riquísima.






Ingredientes

200 g de placas precocidas de lasaña, suelen salir 12 placas (yo he utilizado Lasaña fácil precocida "El Pavo", en Mercadona)
 600 g de carne picada (mitad de ternera y mitad de cerdo)
 1 cebolla
 2 dientes de ajo
 2 zanahorias
 1 lata grande de tomate natural triturado
 1 vasito de fino
 500 ml de leche
 30 g de mantequilla
 30 g de harina
queso rallado
 sal, pimienta, orégano, perejil
aceite de oliva





Preparación

Calentar dos o tres cucharadas de aceite y rehogar la zanahoria, la cebolla y el ajo. Añadir el tomate y salpimentar (yo echo siempre dos cucharaditas de azúcar al tomate para quitar la acidez). Cocer unos 15 minutos.

A parte dorar la carne picada durante 8 minutos, salpimentar y agregar el vasito de fino, perejil y orégano.

Mezclar la carne con la salsa de tomate y cocer unos minutos más.

Fundir la mantequilla en una cacerola, agregar la harina y tostarla durante 2 minutos removiendo. Añadir la leche caliente en hilo y cocer la bechamel, sin dejar de remover, durante unos diez minutos. Salpimentar.

Se unta el fondo de una fuente de horno con un poquito de mantequilla y se cubre con placas de lasaña y una capa ligera de bechamel. A continuación se pone una capa de salsa de carne y otra de placas y así hasta que se acaben, pueden salir tres pisos. Terminar con la capa de bechamel y agregar el queso rallado. 

Hornear unos 10 minutos a temperatura elevada y unos 5 minutos de gratinado. 

Consejos: 

En cuanto a las placas precocinadas, tengo que deciros que es comodísimo montar la lasaña con las placas secas (sin previo remojo). Sólo se necesita una salsa líquida y caliente que asegure la hidratación de las placas, y una fuente profunda para cubrir toda la lasaña con salsa (siguiendo las instrucciones).

Ah ! y no hay que servir la lasaña en cuanto termine su cocción al horno. Si se deja la fuente varios minutos fuera del horno, tendrá tiempo de endurecerse y será más fácil de cortar.



Hasta la próxima!!!!!

1 comentario:

  1. ¡¡Viva Italia!!
    Te ha quedado una lasaña riquísima, y muy auténtica, por cierto :)
    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

Comentarios