martes, 16 de febrero de 2016

SOLOMILLO WELLINGTON

SOLOMILLO WELLINGTON

Voy a celebrar mi primer cumpleblog con una receta de lujo porque la ocasión se lo merece, como no podía ser de otra forma, y he elegido una receta que hacía tiempo que me rondaba por la cabeza: un SOLOMILLO WELLINGTON. 

Esta receta podemos hacerla, igualmente, con solomillo de ternera o de cerdo, quedará rica de las dos maneras, pero yo en esta ocasión la he hecho con solomillo de ternera, es un éxito seguro porque siempre quedará tierna.




Y ahora la verdadera historia de tan rica receta: 

Es una receta tradicionalmente inglesa y un clásico en las portadas de las revistas gourmet de los años 80. Este plato era el favorito del presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, y se servía en todas las cenas de estado durante su gestión, que culminaría con el tristemente célebre Wartergate.

"Existen distintas teorías sobre como nació la idea de dar el nombre a este plato, aunque todavía ninguna de ellas ha sabido imponerse de forma definitiva sobre la otra. 

Muchos hablan de Arthur Wellesley, primer duque de Wellington,como el inventor de la receta. Si bien es un dato que no se puede afirmar, sí que parece que la primera vez que este plato toma protagonismo es gracias a él. Su decisiva actuación en la victoria contra el ejército francés en España, durante la guerra de la Independencia, y su posterior pugna contra Napoleón en la batalla de Waterloo parecen ser las razones por las que esta receta recibe su nombre.



Nada se sabe con certeza, pero todo parece indicar que el duque de Wellington no era un gran aficionado a la cocina, lo que sí podemos confirmar es que tanto en sus campañas como en las recepciones que daba en su residencia en Londres, esta peculiar forma de presentar el solomillo era muy habitual en él. Su sofisticada presencia era muy del gusto del duque.

Otra teoría más descabellada acerca del apellido de esta forma de preparar el solomillo indica que este plato no habría sido llamado así por el mencionado duque, sino porque el acabado de la receta tiene cierto parecido a las botas militares marrones brillantes que recibieron su nombre.

La versión francesa es muy diferente. Es evidente que muchos de los ingredientes que forman parte de la elaboración de este plato parecen tener un denominador común: la cocina francesa. En primer lugar por la aparición del foie-gras, producto muy ligado a este país, y por la utilización del hojaldre, un elemento que fue redescubierto a mediados del siglo XVIII en Francia.

Por si esto fuera poco, el solomillo Wellington sigue sin ser reconocido en el país galo. Prueba de ello es que en las cartas de los diferentes restaurantes que lo ofrecen lo conocen como "boeuf en croûte", es decir, solomillo de buey en costra. Una manera muy elegante de seguir reclamando y reivindicando la receta como propia." (El Diario Vasco: Guía Gastronomika)

"Los ingleses dicen muy claramente que "si no tiene hongos, entonces no es un Wellington". Julia Child y su receta del filet de boeuf en croûte, la versión francesa, usa pasta brioche, pero en realidad los británicos lo hacen con hojaldre.

El hojaldre logra que sus jugos se concentren y que pueda hornearse exitosamente sin terminar siendo un panecito mojado".(Fuente: Animal Gourmet)

Para la receta he seguido las instrucciones de Gordon Ramsay, chef inglés que hace un solomillo Wellington genuino. Con alguna adaptación de Carlos Arguiñano.




INGREDIENTES
1k de solomillo de ternera
1 lámina de hojaldre
300 g de champiñones
2 chalotas
2 dientes de ajo
125 g de paté de foie
25 g de mostaza de Dijon
8 filetes muy finos de jamón serrano
Aceite de Oliva virgen extra
Sal
Pimienta
1 huevo
Para la salsa:
10 yemas de espárragos
50 ml de leche
Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN

Salpimentamos la carne y sellamos con un poco de aceite por todos los lados hasta que quede dorada. Dejamos que se enfríe y untamos con la mostaza. Reservamos.

Picamos las chalotas y los ajos y los ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite. Retiramos la parte inferior de los champiñones y los limpiamos. Picamos finamente, incorporamos a la sartén, sazonamos y cocinamos durante 10 minutos. Dejamos que se enfríen. Añadimos el paté y mezclamos todo bien hasta que quede una pasta homogénea. Dejamos templar.



Antes de envolverlo en hojaldre lo cubrimos con los filetes de jamón cortados muy finitos de tal forma que la humedad de las setas no afecte al hojaldre. Para el montaje, preparamos un buen pedazo de papel film encima de la encimera, sobre el que haremos una cama de jamón serrano. 



Encima del jamón serrano, untaremos la salsa de champiñones con el foie gras. Colocaremos el solomillo encima y lo enrollaremos hasta que tenga forma de caramelo envuelto. Llevamos el paquete a la nevera durante 15 minutos.



Por último, extendemos el hojaldre y ponemos la carne rellena, que acabamos de sacar de la nevera, encima del hojaldre para enrollar y sellar con huevo batido, con ayuda de un pincel pintamos la masa. Podemos decorar con algunos recortes del hojaldre. Introducimos el hojaldre en el horno precalentado a 200º y se cocina alrededor de 20 ó 30 minutos. Dejamos reposar unos 10 minutos. 



Para la salsa, ponemos los espárragos en la batidora, agregamos la leche y el aceite. Servimos la carne con la salsa y adornamos con un poquito de perejil. 









5 comentarios:

  1. Qué maravilla! me ha encantado conocer su historia y ver lo riquísimo que te ha quedado el solomillo!! está de lujo, apetecible por fuera y por dentro con ese magnífico corte.
    Ah, y el juego de saleros es precioso!
    Enhorabuena!! un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ufff!! Que poderio de receta , muy adecuada para celebrar tu cumpleaños del Blog, me encanta y te aseguro que tengo que hacerla, me se yo de uno ( Mi sobrino) que le hara la ola...jajaja Yo me quedo con la receta de Glace moka, que me encanta. Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Ummm!! Por Dios!!! Qué maravilla de receta!!! Me encanta!!! Una historia estupenda y una receta más aún. Estoy deseando prepararla porque le tengo ganas desde hace tiempo. A ver si la hago!! Besitos, preciosa y muchas gracias por el concurso!!!

    ResponderEliminar
  4. Antes de nada, ¡MUCHAS MUCHAS MUCHAS FELICIDADES! Y que sean dos, y tres, y cuatro, y un montón de años más, te lo mereces, por el rinconcito tan chulo que has creado durante todo este año :)
    Y quién quiere una tarta, teniendo este pedazo de solomillo para celebrarlo... Te ha quedado espectacular, jugosisimo y a carne en su punto, de chef total jejeje.
    Curiosa historia la del Wellington, no la conocía.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Debora!! Me alegro de que te haya gustado el blog y la receta. Precioso mensaje!!! Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Comentarios