jueves, 10 de marzo de 2016

GARBANZOS CON CONGRIO SECO

GARBANZOS CON CONGRIO SECO


Este mes de Marzo en La Cocina Typical Spanish contamos con la propuesta de una nueva anfitriona: Mar del blog Mar entre Fogones. Nos ha propuesto un ingrediente muy típico nuestro y muy utilizado en todas las cocinas del mundo: La legumbre.  

He elegido una receta de garbanzos muy "typical" y además con una historia interesante, como a mi me gusta, y que estrecha lazos entre dos magníficas regiones de España: Aragón y Galicia. 

Aquí va mi receta:
GARBANZOS CON CONGRIO SECO
 Una de las recetas con mayor tradición e historia de la gastronomía bilbilitana. El Jefe de cocina del Balneario de Paracuellos del Jiloca en su blog nos explica esta sencilla y deliciosa receta tradicional.  






Hubo un tiempo en el que la Costa da Morte era conocida  y apreciada en toda España por su congrio, un pescado exquisito, pero muy peligroso a la hora de pescar. El secreto de esta comarca es que exportaba congrio seco, en una época en la que el pescado fresco estaba casi reservado a los que vivían cerca del mar.

Hay que remontarse muy atrás en el tiempo y viajar hasta el siglo XV. Es entonces cuando comienza la tradición culinaria que vincula a Galicia con Aragón, Castilla y Cataluña a través del congrio. Un comercio que incluso se especializó en algunos ayuntamientos como el de Calatayud, en Zaragoza. Los documentos históricos recogen que en el entorno de esta villa se producía gran cantidad de cáñamo y sus artesanos elaboraban cuerdas y sogas para los barcos que se construían en los puertos gallegos.

En una época en la que el dinero era, también, un bien escaso, la mayor parte del comercio se realizaba en especie. Así que los gallegos compraban las cuerdas y sogas para sus embarcaciones a cambio de congrio o bacalao seco que se llevaban los aragoneses. 

De esta forma el congrio se convirtió en un plato muy consumido por el pueblo llano y ese congrio fue durante siglos una de las pocas formas de incorporar el pescado a la dieta en pueblos alejados del mar, como Calatayud. Además, el congrio cubría la necesidad de los 40 días de pescado en Cuaresma.



Fue tal la popularidad alcanzada de este producto en Calatayud, que los secaderos de Muxía aumentaron rápidamente. Este producto se guisaba con garbanzos o con patatas.  

A pesar de que han transcurrido ya más de 500 años desde entonces, lo cierto es que en esa parte de Aragón el congrio seco se preservó en la tradición culinaria y hoy es una "delicatessen" gastronómica. Sin embargo, y a pesar de la gran industria de secado que proliferó en los siglos XV y XVI en la Costa da Morte, actualmente, solamente existen dos secaderos de congrio en la comarca. Ambos están en Muxía y son los únicos que hay en toda Europa.

El congrio seco, se sigue consumiendo en Calatayud, pasando a ser casi un "manjar" propio de fiestas de guardar y ocasiones especiales. Casi el 80% de su producción total va destinado al comercio y restaurantes bilbilitanos.

 No fue tarea fácil encontrar el congrio seco para realizar este fantástico plato de garbanzos. Yo vivo en Zaragoza y a punto estuve de encargarlo a una amiga que vive en Calatayud, esta era mi última alternativa si quería seguir adelante con mi receta, pero no fue necesario y buscando, buscando encontré una tienda de alimentos especializada: El Olivo aceitunas. Desde 1996, donde pude comprar finalmente el congrio seco. Quizá sea la única tienda que lo vende en Zaragoza, o al menos que yo conozca. 



INGREDIENTES
500 g de garbanzos
125 de congrio seco
2 dientes de ajo
1 huevo duro
30 g de piñones
4 rodajas de pan duro
2 hojas de laurel
Perejil
Aceite de Oliva Virgen
Sal
Agua

PREPARACIÓN

Ponemos los garbanzos a remojo la noche anterior junto con el congrio. Conviene no tener los garbanzos a remojo más de 8 horas para que no fermenten y así evitar flatulencias.

Los ponemos a cocer con agua caliente con el congrio y el laurel. El tiempo estimativo, entre 60 y 90 minutos.

Mientras se cuece freímos en aceite las tostadas de pan y cocemos el huevo durante unos 20 minutos.

Trituramos los piñones, dejando que alguno quede entero, los dientes de ajo, el perejil y el pan frito con un poco de sal.

Picamos el huevo duro.

Cuando queden unos diez o quince minutos de cocción a los garbanzos, añadimos el majado, sal y el huevo duro. Dejamos cocer unos 15 minutos y servimos. El guiso debe tener algo de caldo, como cualquier potaje.







15 comentarios:

  1. No lo he comido nunca. Te ha quedado con un aspecto irresistiblemente rico!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. El congrio seco no lo he comido nunca, pero seguro que estos garbanzos están estupendos!! Bs.

    ResponderEliminar
  3. Conozco el congrio, pero seco no, aqui no es un pescado apreciado, de hecho, los pescan y se lo llevan los mismos pescadores a sus casas, la verdad es que tiene una pinta muy rica el plato.
    besos

    ResponderEliminar
  4. A los garbanzos les va muy bien el pescado. Hacen unos cocidos muy ricos.
    Besinos
    Be cocina en El Payar de Xuan

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya historia!!! Que por cierto interesante. Yo he comido congrio muchas veces pero fresco, nunca comí, ni vi el seco. Estoy segura que estos garbanzos deben estar para pegar cohetes. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Unos garbanzos ricos ricos, nunca le he echado congrio a los garbanzos pero tengo que probarlo.sUn besito,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Que curiosa combinación! Nunca he probado el congrio ni fresco ni seco, pero al ver tu plato me apetece jeje. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. que original!! seguro que el congrio le da un sabor exquisito a los garbanzos, me encanta! bicos

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado la historia!!! No había visto antes congrio seco y voy a intentar buscarlo por Madrid.. quién sabe.. lo mismo encuentro una tienda especializada.
    Acabo de aprender mucho... gracias!!! Bsss

    ResponderEliminar
  10. He comido congrio sin embargo seco aún no. Ojalá pronto podamos degustarlo. Gracias🙌🙌🙌

    ResponderEliminar
  11. Fantástico. No sé qué me ha gustado más si la historia, el congrio seco, los secaderos, la receta o tu habilidad para poder encontrar el congrio. Felicidades

    ResponderEliminar

Comentarios