miércoles, 1 de junio de 2016

TARTA AMERICAN RED VELVET

TARTA AMERICAN RED VELVET


Hoy primer día de Junio vuelvo a participar en el reto organizado por Elena del blog Dulces Helen,s. El reto se llama "Cocina de Película".

Una vez al mes,mediante sorteo, uno de los participantes elige una película y el resto hacemos una receta con lo que nos inspire la película. En esta ocasión la película ha sido elegida por María José del blog Sucreries Passions  y ha elegido la película "GREASE".

Voy a empezar con el argumento de la película: 

" Verano de 1959. Sandy y Danny han pasado un romántico y maravilloso verano juntos, pero cuando las vacaciones se acaban, sus caminos se separan. Inesperadamente, vuelven a verse en el instituto Rydell, pero la actitud de Danny ya no es la misma: ya no es el chico encantador y atento que encandiló a Sandy, ahora es engreído e insensible" (FILMAFINITTY).

Y como se trata de hacer recetas americanas para una película americana, me he decidido por una maravillosa tarta de procedencia genuinamente americana, y con la que hemos celebrado el cumpleaños de mi hija mayor MARINA. ¡Cómo gustó a todos los que la probaron!, aunque tengo que mejorarla y sobre todo las fotografías también deben ser mejoradas, pero habrá ocasiones de hacerlo, seguro.






Y ahora, como siempre, un poquito de historia, que ya sabéis que me encanta, el blog La receta de la felicidad nos ilustra con sus orígenes:

"La información sobre sus orígenes es confusa, parece ser que los inicios del postre datan de finales del siglo XIX y principios del XX. Hay quien atribuye la receta y su difusión al Hotel Waldorf Astoria, y una clienta enfadada que se dedicó a propagar la fórmula secreta del Red Velvet para vengarse de una  factura de hotel demasiado alta.

Autores como McGee indican que el color rojizo del pastel se debe a una reacción química entre el vinagre o buttermilk que suele llevar la receta, y el cacao. Otros autores señalan que durante la Segunda Guerra Mundial, debido al racionamiento de alimentos, se preparaban bizcochos con remolacha, que sería la culpable del color rojizo. Y por otro lado hay quien sostiene que el nombre de Red Velvet en relidad se debe únicamente a que se usaba red sugar (azúcar moreno) en su elaboración, y que el pastel nunca fue rojo, hasta que durante la Gran Depresión un fabricante de colorante alimentario con ingenio comenzó a vender paquetes de colorante rojo que incluían la receta que ahora mismo se ha hecho tan popular en Estados Unidos. Y finalmente la película "Magnolias de acero" a finales de los años 80 propulsó a la fama este postre que fue uno de los más copiados del mundo".  





INGREDIENTES
Para la tarta
120 ml de aceite de girasol
320 g de azúcar
 2 huevos
2 cucharadas rasas de cacao sin azúcar
1 cucharadita de colorante en pasta rojo
3 cucharaditas de extracto de vainilla
250 ml de leche
2 cucharaditas de zumo de limón
300 g de harina
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de levadura en polvo
2 cucharaditas de vinagre blanco
Para el relleno y la decoración (Cream Cheese Frosting)
250 g de queso crema tipo Philadelphia
60 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
400 g de azúcar glace.

PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 180 ºC y comenzaremos por hacer el buttermilk. 

Muchas recetas americanas usan como ingrediente importante el buttermilk, es simplemente leche con un alto porcentaje de acidez que la hace fermentar. Curiosamente, buttermilk no contiene mantequilla y, de hecho, tiene menos grasa que la leche normal. En España no es nada fácil encontrar en supermercados y para sustituir la buttermilk echamos un chorrito de limón a la leche y dejamos 10 minutos sin remover. Reservamos.


En un bol batimos el aceite, el azúcar y los huevos hasta que estén bien integrados. Le añadimos el cacao tamizado y mezclamos de nuevo. 


Añadimos progresivamente la harina tamizada y, a continuación, nuestro buttermilk casero sin dejar de remover.


En un vasito mezclamos el vinagre con el bicarbonato. Cuando burbujee, lo agregamos a la mezcla anterior.


Una vez que la mezcla quede homogénea, añadimos el extracto de vainilla y el colorante rojo ajustando la cantidad para lograr la intensidad necesaria.


Horneamos la tarta en la bandeja del medio del horno unos 30-40 minutos, hasta que un palillo entre y salga limpio del centro de la tarta.


Pasado el tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Por último vamos a preparar la crema o Cream Cheese Frosting. Tamizamos el azúcar glace. Batimos en el robot o batidora durante 5 minutos la mantequilla y el queso crema, añadimos la vainilla e incorporamos el azúcar.


Cortamos por la mitad el bizcocho con una lira o un cuchillo y procedemos a rellenarlo con la crema. Después pasamos un cuchillo por encima de la parte superior del bizcocho e igualamos. 


Cubrimos la tarta con la crema de queso y espolvoreamos con las migas del corte del bizcocho. Y servimos.









4 comentarios:

  1. Me encanta la historia de la receta y tiene una pinta genial. Por cierto que felicidades a tu hija! Un besazo de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  2. Mmmm que tarta tan deliciosa, con lo que me gusta la tarta red velvet pero nunca la he hecho, ¡Me apunto tu receta! Un besito,
    El baúl de las delicias

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la tarta Red Velvet, aunque no la ha preparado. Me parece una tarta difícil. A ver si con tu receta me animo a prepararla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lidia llegué tardecito pero acá estoy! Muy feliz de participar con tantas delicias muy interesante la historia de este pastel, definitivamente llama la atención. Se ve delicioso!!!, lo guardo y me llevo un pedazo.

    Abrazos querida

    ResponderEliminar

Comentarios