jueves, 10 de mayo de 2018

SOLDADITOS DE PAVÍA

SOLDADITOS DE PAVÍA

Este mes de mayo, el equipo de la Cocina Typical Spanish, nos propone continuar repasando las comunidades, y la propuesta es elegir la elaboración de una receta típica que puede ser de tres comunidades : Castilla la Mancha, Canarias y Madrid. 

Mi elección ha sido Madrid, #deMadridalcielo, y mi receta una de las tapas más típicas madrileñas: SOLDADITOS DE PAVÍA, un clásico de las tabernas más castizas de Madrid. 

Los soldaditos de Pavía constituyen un aperitivo que consta de una fritura de bacalao rebozado acompañado de pimiento rojo.

Nadie se pone de acuerdo con el origen  y la historia de ese bacalao rebozado, hay distintas versiones: 

Unos dicen que es debido a que su color recuerda al del uniforme de los soldados de los tercios españoles, que vencieron en la Batalla de Pavía en 1525 donde las tropas españolas de Carlos I derrotaron a los soldados franceses de francisco I de Francia, y la decoración con pimiento rojo se usa para simular los galones de los soldados.

Otra versión sobre el origen de su nombre dice que a finales del siglo XIX, en Sevilla y Madrid, se denominan "Soldaditos de Pavía" a unos pastelitos fritos que recuerdan por su aspecto y colores a la chaqueta el Regimiento de Húsares de Pavía. Existen datos de que el color amarillo azafrán imperaba en la chaqueta de paseo de los soldados por las tabernas.




INGREDIENTES
500 g de bacalao
1 limón
perejil
1 diente de ajo
50 g de harina
50 ml de leche
1/2 cucharadita de levadura o bicarbonato
1 huevo entero
1 clara de huevo
1 pizca de sal
Azafrán
Pimiento rojo
Aceite de oliva virgen




PREPARACIÓN

El bacalao tiene que ser desalado, podemos comprarlo ya desalado como he hecho yo, o si no se procederá de la siguiente manera:

Ponemos el bacalao en un recipiente con la piel hacia arriba y cubrimos con agua. Guardamos en la nevera de 24 a 36 horas dependiendo del grosor de las piezas. Cambiamos el agua cada 6 u 8 horas, por lo menos tres veces.

Una vez desalado el bacalao, lo escurrimos y secamos bien. Quitamos la piel y lo cortamos en tiras gruesas.

Maceramos el bacalao en una mezcla de limón, ajo y perejil. Cubrimos con papel film y dejamos macerar unos 30 minutos.

Mientras, prepararemos la masa para rebozar. En un mortero machacaremos bien las hebras de azafrán con un poco de agua caliente, o bien podemos utilizar azafrán en polvo.

En un bol tamizamos la harina con una pizca de sal y la cucharadita de levadura o bicarbonato.

Incorporamos el huevo entero, removiendo con una cuchara de madera. Añadimos poco a poco la leche y el azafrán, y batimos con unas varillas. Cubrimos con una capa fina de aceite y dejamos reposar unos 30 minutos.

Pasado este tiempo, mezclamos el aceite de la superficie con la masa, incorporamos la clara de huevo montada a punto de nieve.

Echamos el aceite de oliva en una sartén, cuando esté caliente, rebozamos el bacalao con la masa, y freímos en el aceite. Doramos unos minutos por cada lado. Escurrimos y dejamos reposar sobre papel de cocina.

Acompañamos con unos pimientos rojos cortaditos en tiras y rehogados en aceite con ajo. 

Los soldaditos de Pavía se pueden servir como tapa, o también como segundo plato. (Receta del blog Estoy hecho un cocinillas)



Y si queréis visitar el resto de recetas del reo pinchad aquí


7 comentarios:

  1. Muy ricos! Y sencillos de preparar! Muy buena aportacion Lidia!

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos soldaditos!! Con estos perdía yo todas las guerras por falta de comparecencia, jeje. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Muy rica esta comida, y muy interesante su origen también. Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encanta esta receta!
    me la guardo con tu permiso, te ha quedado espectacular. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Son divinos, en casa nos encantan con alioli! Besos!

    ResponderEliminar
  6. Con esta pinta no es de extrañar esas colas de las que hablas. Mejor hacerlos en casa con tu receta que seguro se disfrutan más ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. que me gusta, en casa los hacemos alguna vez y nos chupamos los dedos, buena elección, perfectos para acompañar la cerveza, besos

    ResponderEliminar

Comentarios